procastinar

Procrastinar, el arte de dejar las cosas para mañana

Procrastinar, está de moda

Muchas veces  me preguntan que qué podemos hacer cuando somos de ese tipo de personas que siempre dejan todo para mañana. Este hábito, mejor dicho mal hábito, tiene nombre propio  procrastinar y, últimamente, está muy de moda.

Es normal, estamos constantemente bombardeados de cosas que nos llaman más la atención, en la mayoría de ocasiones, qué nuestro propio trabajo, colores llamativos, imágenes atractivas, amigos que nos esperan en las redes sociales y un whatts app que no deja de sonar…

Incluso hace algún tiempo leí un artículo sobre las  las 25 mejores webs para procrastinar y si, en ese momento, yo también estaba procrastinando.

¿Qué podemos hacer para cambiar este hábito de procrastinar?

En primer lugar, saber por qué queremos cambiar, y a partir de ahí diseñar una estrategia.

Pero antes de ponernos en materia te invito a que mires el vídeo de Tim Urban que se títula ““En la mente de un maestro procrastinador” , en dónde él se confiesa un procrastinador nato y en dónde nos muestra la diferencias entre el cerebro de un procrastinador y uno que no lo es, es decir, entre una persona que prefiere una recompensa inmediata y otra en donde su cerebro racional es capaz de esperar hasta más adelante.

El arte de procrastinar
El arte de procrastinar de Tim Urban

 

La reflexión del final del vídeo es un gráfico de su propio  blog representando todas las semanas de una vida de 90 años, de esta forma representadas la verdad es que no parecen tantas.., y es verdad, son un total e 4.690, así que haciendo cálculos si tienes 30 años, solo te quedan unas 3.120.

Así que… sigue procrastinando o sigue leyendo para ayudarte a cambiarlo.

Por mi parte y comenzar a cambiar este hábito te propongo un ejercicio y unas preguntas, muy simples que deberás contestar con la ayuda de un papel y lápiz. ¿Te atreves?

En primer lugar dibuja una matriz de dos filas y dos columnas. Las Dos filas corresponderán a ¿Qué tiene de bueno? y ¿Qué tiene de malo?

Y las dos columnas corresponderán a No hacer nada y Hacerlo

Rellénalo con tus propias respuestas. ¿Qué hay en cada uno de los cuadrantes?

 

¿Qué tiene de bueno no hacer nada?

¿Qué tiene de bueno hacer cosas?

¿Qué tiene de malo no hacer nada?

¿Qué tiene de malo hacer cosas?

Una vez contestadas todas las preguntas y con una imagen gráfica delante de tu mapa de procrastinación reflexiona y tómate tu tiempo contestando acerca de las siguientes preguntas que te invito a reflexionar:

¿Hacía dónde se decanta tu balanza?

¿Te sorprende alguna de las respuestas de las que te has escrito?

¿Qué es lo que realmente quieres conseguir procrastinando?

Quizás no te guste lo que estás haciendo o no te motiva o quizás consideres que hay cosas más interesantes que te estás perdiendo, identificar el para qué lo haces te ayudará a encontrar una base para modificar tu hábito.

Además cuestiónate:

¿ Qué es necesario que hagas para conseguirlo?

¿A qué estás dispuesto a renunciar por conseguirlo?

¿Qué ganarás cuando lo consigas?

¿Para qué te merece la pena hacer esa acción?

Y ya por último:

¿Cuando lo harás?

superar los no puedo

¿Cómo puedo… superar el no puedo?

¿Cuántas veces al día, a la semana, al año te dices a ti mismo  “no puedo”?

¿Cuántas veces al día, a la semana, al año, te han dicho que no ibas a poder?

En este post te invito a qué reflexiones sobre aquello que más de una vez piensas que no puedes y a qué trabajes sobre este pensamiento.

Para reflexionar sobre ello te adjunto uno de mis cuentos favoritos de Jorge Bucay, El elefante encadenado , al final del cuento encontrarás unas serie de preguntas que te servirán de guía para qué reflexiones sobre aquello que crees que no puedes hacer.

Si no te apetece leerlo, también puedes verlo en youtube clickando aquí

El elefante encadenado, Jorge Bucay

Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que mas me gustaba de los circos eran los animales. También a mí, como a otros, después me enteré que me llamaba la atención el elefante.


Durante la función la enorme bestia hacia despliegue de su peso tamaño y fuerza descomunal…pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.


Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir.


El misterio es evidente : ¿ Qué lo mantiene entonces ¿Por qué no huye?


Cuando tenía cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia :


Si está amaestrado ¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca…y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.


Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta : EL ELEFANTE DEL CIRCO NO ESCAPA PORQUE HA ESTADO ATADO A UNA ESTACA PARECIDA DESDE QUE ERA MUY, MUY PEQUEÑO.


Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar y también al otro y al que le seguía….Hasta
que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree – pobre – que NO PUEDE.


El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás…jamás….intentó poner a prueba su fuerza otra vez.


Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez probamos y no pudimos. Hicimos entonces, lo del elefante : grabamos en nuestro recuerdo: NO PUEDO….NO PUEDO Y NUNCA PODRE. Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.


Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma : ” NO PUEDO Y NUNCA PODRE ” Vivimos condicionados por el recuerdo de otros, que ya no somos y no pudieron.

Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…..TODO TU CORAZON”.

Preguntas para la reflexión

¿Quién te dijo que no podías? ¿Fuiste tú, un amigo, la familia, la sociedad tal vez?

¿En qué hechos te basas para creerlo?

¿Para qué te sirve creer que no puedes?

¿Qué has aprendido durante el proceso de “no poder”?

¿Qué puertas se te están cerrando creyéndolo?

¿Qué podrías hacer diferente la próxima vez?

¿Cómo quedaría tu pensamiento si lo transformases en positivo?

¿Qué emoción te asalta cuando te lo imaginas en positivo?

¿Qué podrías hacerlo para conseguirlo?

para qué son las emociones

El qué y el para qué de las emociones

Contolar las emociones

Vienen sin darnos cuenta, no podemos evitarlas y nos dicen mucho sobre nosotros. ¿Pero qué son las emociones? ¿Para qué sirven?  ¿Se pueden controlar?

En el siguiente post intento dar respuesta a todas estas preguntas que nos solemos hacer, además, dentro de Ejercicios para sentirme mejor encontrarás varios ejercicios que pueden servirte para modular esas emociones que a día hoy sientes que no puedes controlar.

¿Qué son?

Emoción viene de la palabra latina Emotion y que significa aquello que te mueve o te impulsa, por eso es tan importantes que las detectemos y modulemos hacía donde nosotros queramos ir,  hacía nuestros objetivos y metas.

¿Para qué las tenemos?

Han sido clave en la historia de la evolución y adaptación humana.  Son nuestros shortcuts cerebrales, aquello que ha servido desde los inicios de la historia de nuestros antepasados para saber qué hacer ante una determinada situación.

Por ejemplo, cuando sentimos miedo, nos está indicado que se trata de una situación de peligro de la cual debemos huir o cuando sentimos asco, nos está indicado que se trata seguramente de una comida “envenenada”.

Nuestro cerebro recibo cada milésima de segundo toneladas de información del exterior que ha de procesar sobre la situación que estás viviendo: colores, olores, caras, ruidos, imágenes… para adaptar y enfocar dónde debe ir tu atención, memoria y lenguaje (verbal y no verbal) y todo esto, como ya sabes, es un proceso que pasa sin darte cuenta y en un periodo de tiempo ínfimo.

Tipos de Emociones

Se habla de seis emociones básicas de las cuáles derivan todas las demás , y que están presentes en todas las culturas. Esta primera clasificación de emociones la hizo el psicólogo americano Paul Ekman y son las siguientes:

  • Ira
  • Miedo
  • Asco
  • Alegría
  • Tristeza
  • Sorpresa
Emociones, protagonistas en la película Inside Out de Disney
Emociones, protagonistas en la película Inside Out de Disney

Sino has visto la película de Disney Inside Out te la recomiendo enormemente puesto que explica de una forma fácil cómo estas emociones se van entrelazando en la vida diaria de una niña americana.

En próximos post te iré explicando más sobre estas emociones así como veremos qué hacer con ellas para sacarle el máximo partido.

 

coaching personal

Tu derecho a Vacaciones

Muchas veces no le damos suficiente importancia a darnos ese tiempo que todos nos merecemos. Pero hacer vacaciones es sinónimo de mejorar nuestra productividad, nuestra autoestima y rendir mejor.

A continuación te dejo una fábula del libro de “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey y te invito a que reflexiones sobre tus próximas vacaciones o tu próximo momento de descanso,

¿Ya te estás dedicando el suficiente? ¿Qué excusas te pones para no hacerlo?

Cuento del leñador: afilar la sierra

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en un aserradero. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; por lo tanto, el leñador se decidió practicar toda su experiencia.
El primer día al presentarse al capataz, éste le dio una sierra y le designó una zona de trabajo. El hombre entusiasmado salió al bosque y en un solo día cortó dieciocho árboles.
-Te felicito, le dijo el capataz; sigue así.
Animado por las palabras del capataz, decidió mejorar su propia marca, de tal modo que esa noche se fue a descansar bien temprano.
Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.
Triste por el poco rendimiento, pensó que tal vez debería descansar más tiempo así que esa noche decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a superar su marca de 18 árboles.

Sin embargo, ese día sólo cortó diez.
Al día siguiente fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo sólo cortó dos. No podía entender qué le sucedía ya que físicamente se encontraba perfectamente, como el primer día.
Cansado y por respeto a quienes le habían ofrecido el trabajo, decidió presentar su renuncia, por lo que se dirigió al capataz al que le dijo:
-Señor, no sé qué me pasa, ni tampoco entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo.
El capataz, un hombre muy sabio, le preguntó:
-¿Cuándo afilaste tu sierra la última vez?
-¿Afilar? Jamás lo he hecho, no tenía tiempo de afilar mi sierra, no podía perder tiempo en eso, estaba muy ocupado cortando árboles.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Información

ACEPTAR