dar la vuelta al mundo
dar la vuelta al mundo

Lo que sentí cuando dije que me iba a dar la vuelta al mundo

La magia de librar batallas más allá de lo humanamente soportable se basa en lo mágico que resulta arriesgarlo todo por un sueño que nadie más alcanza a ver excepto tú. (Million Dollar Baby)

Cuando dije que me iba a dar la vuelta al mundo creo que casi todo el mundo me repitó la misma frase “eres muy valiente”.

Lo curioso de todo es que yo no me sentía para nada así: ¿Por qué yo me sentía absolutamente diferente a lo que todo el mundo me decía que se suponía que debía sentir? ¿Estaba mi cuerpo equivocando sus sentimientos? ¿Iban mis sentimientos a contracorriente?

Y es que para mí, ser valiente era quedarme ahí, una vez más, sin cambiar nada, siendo capaz de repetir un mismo ciclo, nuevamente, sin que eso me llevase al borde la locura, eso, sin lugar a dudas, para mi, es ser valiente.

Sí, a lo que de verdad tenía miedo era a quedarme, a no hacer lo que de verdad quería hacer, a quedarme viviendo una realidad que no era mía, a ver mi vida pasar y pensar que estuve cerca, pero que nunca lo intenté...

Si nunca has sentido la misma pasión que yo siento por viajar, estoy segura que me entenderás perfectamente cuando hablo de esa sensación que te invade todo tu cuerpo cuando estás en un nuevo país.

Tales son los efectos de esta droga llamada viajar ( o “wanderlust”) que una vez la pruebes nunca dejarás de querer ir a por más y así, poquito a poquito, y casi sin que te des cuenta, la dosis que necesitarás irá en aumento.

Creo que eso mismo me pasó a mí, porque llegó un día en que no me dió con las 3 semanas de vacaciones que tenía al año, me tuve que pedir una excedencia para conocer, de primera mano, lo que yo llamo realidad.

Y es que la realidad, no se compone solo de esas 4 paredes, en tu vida, la realidad va mucho más de cualquier frontera y se compone, de forma simultánea, en miles de sitios a la vez.

Y es que realidades hay tantas como lugar, sitios, personas y experiencias y esto es una de las primeras cosas que aprendes al viajar. Ya no existe tu realidad, existe LA REALIDAD, la de todos, la de ahora, la de cada momento, la de miles y miles de personas que habitan al mismo tiempo antes de lo era tu realidad.

Si, por el contrario, no eres de los que te gusta viajar y has caído, por casualidad, leyendo este post, solo espero que mantengas la mente suficientemente abierta como para entender que este post no solo de mi sueño de viajar, sino de la necesidad que tenemos todos de cumplir nuestros sueños y la importancia de ver más allá de nuestra realidad...

Si me preguntas a mí sobre qué es un sueño, un sueño, es eso que se visualiza día tras día, pensamiento tras pensamiento, pero, sobretodo, sentimiento a sentimiento... si alguna vez has sentido algo así, ese estu sueño y, si me permites, tu siguiente objetivo en la vida.

Hablar de sueños es difícil, ya que intervienen muchos sentimientos, muchas veces encontrados, como la felicidad y la incredulidad, y en donde también intervinen los egos de cada uno y los miedos más recónditos salen a flote. Soñar no es fácil, pero sí que es lo más gratificante. Una vez leí que soñar es lo que hace que la vida sea interesante y ¡no puedo estar más de acuerdo con esta frase!

Soñar es lo que nos mantiene despiertos,ilusionados y vivos, así que la próxima vez que me pregunten qué quiero hacer con mi vida, yo lo tengo claro: quiero soñar...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Información

ACEPTAR